Juanjo Villalba 


¿Qué pasa si encuentran tu número en el móvil de un camello?


Preguntamos a un experto sobre el tema.


Imagina lo siguiente. Llevas más de un año escribiendo a tu "contacto" una o dos veces a la semana. Pasas por su casa y tenéis extrañas conversaciones sobre la vida durante las que poco a poco te vas sintiendo más cómodo. El tío te cae simpático de verdad. Lo de darle 50 euros a cambio de una pequeña bolsita casi es una forma de despedida, un pequeño matiz que hace especial vuestra relación.

De repente un día su teléfono no responde. Siempre está apagado o fuera de cobertura y tus mensajes nunca llegan a tener el doble check azul. Consigues el teléfono de otro tío, pero un par de semanas después alguien te cuenta que a tu anterior camello lo han detenido.

Un momento, ¿qué pasa si a la policía le ha dado por mirar vuestro historial de llamadas y mensajes? Crees que nunca dijiste nada incriminatorio pero ¿no era obvio de lo que estábais hablando? ¿Qué posibilidades hay de unos amigos de azul llamen a tu puerta para hacerte unas preguntas?

Para buscar respuesta a estas preguntas, contactamos con Adolf Bas, socio director del departamento Penal del despacho Marimon&Bas abogados, expertos en este tipo de casos.

VICE: Hola Adolf, ¿qué pasa si pillan a un camello al que últimamente le he comprado drogas y tiene mi número en su agenda? ¿Qué posibilidades hay de que la policía se ponga en contacto conmigo?
Adolf Bas: El mero hecho de que nuestro contacto o número de teléfono figure en el móvil o agenda de un investigado por tráfico de drogas, no supone por sí mismo problema alguno, no es ningún delito ni nos identifica como autores o partícipes de actividad criminal alguna. Todo dependerá de los indicios que la policía tenga respecto de nuestra participación en algún delito.

¿Qué pasaría si por ejemplo él dice algo de mí en su declaración? Como por ejemplo que yo soy su proveedor.
Si la persona investigada nos identifica como su proveedor de drogas o como algún miembro de su grupo dedicado a la distribución de drogas, es muy posible que nos llamen para declarar ante la policía o el Juez. Dependiendo de las investigaciones policiales o judiciales respecto de los hechos, nos citarán en calidad de testigo o de investigado.

¿Hay posibilidades de que la policía revise el historial de chats entre nosotros?
Efectivamente, cuando la policía investiga hechos de carácter criminal, puede revisar el contenido de las conversaciones en aplicaciones móviles como por ejemplo WhatsApp. Incluso es posible que un Juez acuerde escuchas telefónicas de determinados teléfonos, o incluso el rastreo y seguimiento de los mismos.

¿Entiende la policía la jerga que la gente suele utilizar con los camellos? Ejemplos: "Tengo caramelos a 10", "La ropa blanca te sale a 45", "La cocacola está a 50", etc.?

Sí, tanto la policía como los jueces están muy familiarizados con la jerga utilizada por los traficantes de droga. Existen unidades policiales especializadas en los delitos contra la salud pública o tráfico de drogas.

¿Qué condiciones tendrían que darse para que la poli se acabara interesando por mí?
La policía se interesa por aquellas personas de las cuales tiene indicios de su posible participación o conocimiento de los hechos que están investigando. Cualquier detalle que pueda relacionarnos con la comisión de un delito, puede ser motivo para que nos investiguen.

Si resulta que el traficante es más importante de lo que yo pensaba en la escala de los traficantes, ¿quizá podrían sospechar que yo también soy traficante?

Nuevamente deberemos fijarnos en los indicios que la policía o el Juez tengan respecto de los hechos y personas investigadas. Si existen indicios de participación o colaboración en la actividad delictiva del traficante, es posible que finalmente seamos citados frente a la policía o el Juez. Lo que uno crea no es delictivo, lo que puede ser delictivo son los actos.

Entonces, ¿si simplemente soy un comprador recreacional no me va a pasar nada?
Frente a esta pregunta tenemos que ser muy cautelosos. Debemos distinguir las consecuencias penales de las administrativas. La tenencia de sustancias o el consumo de las mismas normalmente es un hecho constitutivo de una infracción administrativa, lo que puede acarrear una sanción económica pero, en determinadas ocasiones y según el caso, los hechos pudieran llegar a ser constitutivos de delito, por ejemplo la compra de gran cantidad de droga y su almacenamiento.

¿Me pueden llamar como testigo a un juicio contra el camello?
Efectivamente, si de la investigación policial o judicial se desprende que soy una persona conocedora de los hechos delictivos, y que por lo tanto soy un testigo relevante para el esclarecimiento de los hechos, me pueden citar para declarar como testigo. Debemos recordar que el testigo tiene la obligación de declarar y de decir la verdad sobre lo que se le pregunte, bajo apercibimiento de cometer, en caso contrario, un delito de falso testimonio castigado con penas de prisión en el Código Penal.

Si me escribo mucho con él, ¿es más probable que me contacten?
En este caso aplicaría la máxima de la calidad frente a la cantidad, es decir, si la conversación tiene 10.000 palabras, pero se habla del mercado de fichajes futbolístico o de política, es una conversación irrelevante en una investigación penal y por ello puede que jamás nos contacten. Por el contrario, si la conversación tiene un contenido relevante o claramente delictivo respecto a un presunto delito de tráfico de drogas o cualquier otro delito, es más posible que la policía o el Juez nos citen para declarar, bien sea como testigos o bien como investigados.

¿Qué tengo que hacer si la policía me llama pidiéndome que vaya a comisaría porque han encontrado mi teléfono en la agenda de un camello?
Si la policía o el Juez nos citan para prestar declaración, lo primero y más importante es contactar con un abogado. Es fundamental estar bien asesorado desde el primer momento, cada caso es especial y no debemos aconsejarnos por personas que no son expertas en Derecho.

LINK ORIGINAL



Mark


Juanjo Villalba 2018